Google
 

 

 
 

 

Volver a accesorios

Camas de hospital

El modo en que estadísticamente es posible conocer las enfermedades prevalentes en una región, provincia o país es a través de los datos obtenidos referidos al movimiento de camas de un hospital. Cuando se habla de “camas de hospital” por lo general se referirse a la capacidad máxima de internación de una institución estatal de salud.

Lo que se denomina el “giro cama” es la media obtenida por el promedio en que un paciente permanece internado en la institución. Este dato suele ser bajo en los hospitales generales de agudos mas es no así en las instituciones monovalentes (en algunas zonas del país este dato no se calcula en días sino en meses y hasta incluso años). La posibilidad de estudiar estadísticamente los egresos, el período de internación y otros datos relacionados con las camas de hospital nos lleva a poder evaluar los programas actuales de salud, el funcionamiento de los mismos, las necesidades de revisión o ajuste, como así también la utilización de camas hospitalarias de dotación normal y el cáculo del número habitual de camas disponible.

Esto último no es necesario aclarar:  las camas de dotación normal son las camas asignadas al ese establecimiento en particular para internación durante un período de funcionamiento y actividad normal; mientras que las camas disponibles son aquellas que efectivamente están instaladas en el hospital en condiciones de uso (estén o no estén siendo ocupadas por pacientes internados).

 

Camas articuladas de hospital

 

Por lo general las instituciones hospitalarias no cuentan con un adecuado equipamiento y las camas de las que disponen no siempre son las camas articuladas idóneas para las salas de internación.

Las camas articuladas permiten un mejor manejo de pacientes con movilidad reducida y son por lo tanto más confortables para el equipo médico tratante como así también  para el paciente. En su mayoría estas camas pueden ser ajustadas a múltiples posiciones y cuentan con superficie de apoyo ergonómico lo cual brinda un descanso más cómodo y saludable al paciente.

Por estos detalles (y otros aún más sofisticados pero imposibles de encontrar en una sala de hospital) es que se requiere de la incorporación de este tipo de camas en los hospitales.

 

Las camas en el hospital

 

Es importante tener en cuenta que generalmente para hablar de egreso de pacientes se tienen en cuenta aquellos que fueron dados de alta sea por alta médica definitiva o  transitoria,  traslado a otro hospital o  retiro voluntario del paciente, fuga o defunción.

Generalmente para llegar a la estimación de estos datos se utilizan sistemas de registros administrativos y cada mes se realiza un informe de egresos hospitalarios que al finalizar el año permite calcular el movimiento de pacientes, las enfermedades con mayor registro, cuáles son tratadas a nivel hospitalario, el giro cama, la tasa de mortalidad hospitalaria, entre otros datos de suma importancia para la organización de los recursos a nivel salud en una comunidad, provincia o país. Y esto tan sólo a través de un adecuado registro de las camas de hospital.

Actualmente en nuestro país (o para se más preciso, desde hace ya unos años) se produce lo que se llama “cama caliente”, inmediatemante se da el alta a un paciente se produce el ingreso de otro. Las causas que inciden en esta falta de disponibilidad de camas por estar los hospitales saturados de pacientes son de diversa índole. Existen factores sociales que afectan fuertemente (sujetos que una vez curados no tienen a donde ir para continuar ambulatoriamente su recuperación), factores más bien epidémicos (sobre todo en las épocas invernales con alta incidencia de bronquilitis, neumonías y otros tipos de infecciones), de falta de infraestructura en las instituciones públicas de salud y hasta inciden también los programas de salud poco orientados o con mal funcionamiento en la atención primaria de la salud. Por último otro factor incidente tiene que ver más con cuestiones económicas dado que a partir del año 2001 cerraron diferentes clínicas y sanatorios por lo que la actividad a nivel privado se redujo e incrementó el recurso a los espacios estatales.

Por eso a la hora de hablar de camas de hospital no sólo ser requiere de conocer cuestiones propias del funcionamiento de un hospital sino también es un requisito indispensable interiorarse en otros aspectos. Cada vez es más frecuente el uso de una cama de hospital como refugio frente a la pobreza. Por lo que las acciones en salud deberían contemplar acciones dirigidas a lo social, lo económico y al sector privado también de una región. Esto por supuesto descontando el hecho de disponer de un buen recurso humano,  actualizado y con disposición de los instrumentos específicos para facilitar y otorgar un adecuado tratamiento a los pacientes.

Por último otro dato que retrasa el alta en muchas ocasiones es la constante postergación de los turnos de cirugía por falta de material, de personal (por diversas razones entre ellas los paros por salarios claramente devaluados), o por urgencias que requieren de intervenciones inmediatas. Analizar la situación de las camas de hospital en la Argentina es un tema delicado que requiere de una constante revisión por parte de profesionales, dirigentes y ciudadanos en general.