Google
 

 

 
 

 

Volver a accesorios

Camillas

Un accesorio de mucha utilidad dentro de un hospital es la camilla. Muchas veces se utilizan sillas de rueda para el traslado de pacientes pero este elemento suele ser inapropiado en caso de encontrarse el paciente incapacitado para movilizar partes de su cuerpo. De hecho la camilla es un instrumento indispensable para el equipamiento de las ambulancias que trasladan enfermos a los hospitales. Por ejemplo en caso de accidente, es con camilla que se indica trasladar al herido hasta tanto no sea correctamente revisado dado que movilizarlo podría traer aparejado algún daño como consecuencia.

Existen diferentes tipos de camillas. Las camillas que encontramos dentro de un hospital son las camillas que poseen ruedas para facilitar el transporte del enfermo y algunas incluso (sobre todo las utilizadas en ambulancias) poseen un sistema que permite fijar al paciente en la camilla evitando los movimientos que pueda sufrir en el traslado. Este tipo de camillas es la que se utiliza con frecuencia para trasladas a los pacientes de la sala de operaciones o quirófano hasta la sala de internación o viceversa.


Por lo general dentro de una institución como el hospital se pueden encontrar otro tipo de camillas, las utilizadas para situaciones de desastres o casos de urgencias fuera del establecimiento. Estas camillas pueden ser rígidas (utilizadas mas bien con fines de almacenamiento y trasporte de pacientes en situaciones de catástrofes) y las camillas plegables. Estas últimas ya casi dejaron de utilizarse  dentro de los hospitales pero sí pueden encontrarse aún en algunos clubes deportivos chicos a fin de facilitar el traslado de los jugadores lesionados hasta la ambulancia o el office médico; incluso también es utilizada en algunas empresas dado que en algunos países por legislación es obligatorio contar con camillas dentro de las instalaciones empresariales.

Pero cuando se sospecha sobre la presencia de trauma vertebral en el enfermo o accidentado se suele recurrir al uso de la camilla pala (en inglés “scoop stretch”). Este sistema consiste en que al paciente se lo levanta de pies, manos y cabeza mientras un enfermero arma la pala en pocos segundos debajo de él . Es apoyado en la pala y simplemente colocado en la camilla. Así se evitan lesiones sobre posibles traumas vertebrales.

En nuestro país en la Ciudad de Rosario Claudio A. Blotta inventó la camilla automática de emergencia precisamente para evitar traumatismos al alzar a un herido o enfermo. Esta camilla está cubierta por una especie de sábana que cumple las funciones de una cinta trasportadora permitiendo alzar y trasladar al paciente hacia un hospital, una cama utilizando precisamente el movimiento inverso al alzamiento.

Cuando se esta totalmente seguro de la inexistencia de traumatismos en el paciente se puede utilizar una camilla más común como la camilla flexible que consiste en una lona extensa (un poco más grande del tamaño del cuerpo humano) con manijas en los extremos y en el centro. Se usa sobre todo para el traslado de pacientes muy pesados que no pueden ser movilizados fácilmente por el equipo médico en tanto permite ser colocada debajo de paciente sin necesidad de alzar al paciente sino que es colocada desde uno de los laterales del mismo y desenrollada para luego trasladar al paciente hacia otra camilla o cama.

Otro sistema de traslado es el uso de tablas de alzado. Estas tablas luego de lazar al paciente es colocada sobre la camilla. Por lo general son de madera, metal o polímero.

Es decir que las camillas pueden ser de diferente tipo pero siempre son empleadas para el traslado de pacientes o heridos (sobre todo de accidentes de tránsito) además de ser un elemento de suma importancia antes situaciones de catástrofe.

Camillas de masajes

Un tipo particular de camilla son las utilizadas por kinesiólogos o fisioterapeutas para realizar las tareas de rehabilitación: las camillas de masajes. Este tipo de camillas no son para traslado por lo que poseen bases fijas y en su mayoría suelen ser plegables a fin de poder ser trasladadas hasta el lugar donde se encuentra el paciente. 

No todas pero sí algunas de estas camillas poseen una esfera en uno de los extremos donde el paciente coloca su rostro de modo tal de permitir una posición más cómoda y una mayor relajación de la zona cervical. A su vez la camilla para masajes puede tener diferentes articulaciones para los miembros, adaptables al peso de la persona.

Estas camillas, cuando se realizan los masajes, suelen requerir de una serie de anexos que es muy útil mantener a mano para el kinesiólogo o masajista. La masoterapia entonces puede echar mano a cremas, ungüentos, pomadas y esencias de todo tipo.

El material de preferencia de estas camillas de masajes son en cuero o de plástico bien acolchonado, y son más angostas que las camillas comunes, porque debe tener la posibilidad de colocar los brazos tanto al costado del cuerpo como cayendo de lado, según el tipo de masoterapia.