delhospital

Infraestructura de los centros hospitalarios

 
 
     
 

Extintores

Alarmas contra incendio

Volver a inicio

 
     

La infraestructura de centros hospitalarios es un ítem importante al momento de realizar un proyecto o diseño de instituciones hospitalarias.  En los últimos años quienes estuvieron realizando innovaciones al respeto son los ingenieros clínicos que con sus conocimientos permiten optimizar la seguridad eléctrica de los pacientes dentro de las instituciones así como también aportan a la optimización de los equipamientos médicos para brindar soluciones cada vez más efectivas sobre los problemas de salud.

Dentro de este tema, es decir la infraestructura de los centros hospitalarios,  encontramos varios puntos que están a su vez sostenidos en diferentes normativas que regulan el funcionamiento de una institución pública de salud. Estos puntos son los siguientes: ambulancias, residuos hospitalarios, extintores y sistemas de alarma contra incendios, sillas salvaescalera, centro de rehabilitación, juegos hospitalarios, entre otros.

En la República Argentina la Ingeniería Clínica comenzó a  tener relevancia dentro del sector publico recién en la década del ´70. Esta disciplina tiene un rol central en lo que es la organización hospitalaria precisamente por  incidir sobre la infraestructura de ciertos sectores de la institución y al determinar el tipo de equipamiento necesario para la atención y bienestar de los pacientes internados o que asisten a dicho establecimiento. Esto además debe asociarse a la necesidad de cumplir con las normativas que rigen el funcionamiento de los mismos.

Muchas de estas normativas no sólo le son exigidas por ser una institución dedicada a la salud de la población sino, y principalmente, por ser un edificio público. Todo inmueble dentro de una localidad, sea esta cual fuere, debe poseer una serie de elementos para proveer la seguridad necesaria a quienes lo habitan.

 

Estos requisitos se ven incrementados en los inmuebles destinados a la asistencia médica por las posibles consecuencias que acarrearía una catástrofe en un edificio habitado u ocupado por personas que no pueden movilizarse por sus propios medios. Es por esto que le son exigidos un buen sistema de alarma contra incendios, adecuados y habilitados extintores, un sistema de evacuación organizado y conocido por todos los trabajadores del establecimiento, ambulancias adecuadas y bien equipadas, sillas salvaescalera ubicadas en sectores estratégicos, un correcto empleo y desecho por vías habilitadas de los residuos hospitalarios, etc.

Además debe haber una continua inspección de estos diferentes dispositivos a fin de chequear su adecuado funcionamiento, su necesidad de reposición, y también una evaluación que permita determinar si la infraestructura en un inicio pensada para ese establecimiento sigue siendo efectiva o necesita ser rediseñada en función de hipotéticos cambios arquitectónicos o de funcionamiento de la institución.

Estaría de más aclarar que muchas veces una adecuada infraestructura se ve obstaculizada por las deficiencias financieras que el estado o los capitales privados plantean a la hora de llevar a cabo la materialización de los proyectos. Esto es un punto realmente preocupante dado que está en juego la seguridad de la población no sólo asistida sino que asiste (léase médicos, enfermeros, administrativos, etc). 

Esta dependencia económica que se les plantea tanto a los directores de instituciones públicas de salud como a los ingenieros clínicos resulta un verdadero despropósito a los fines de optimizar el funcionamiento de un hospital. Todo centro hospitalario modelo de una zona sanitaria debería cumplir con los mismos requisitos y tener su habilitación en base a ellos, para poder brindar una mejor atención.

 

>>> Si desea seguir buscando, pruebe aquí:

Google