delhospital

Extintores

 
 

 

Volver a centros hospitalarios

Los extintores son elementos básicos para mantener las medidas de seguridad de cualquier inmueble, sea este comercial o residencial. Su función básicamente consiste en apagar el fuego que puede haberse generado en algunas de las áreas del edificio ayudando a contener una posible propagación del mismo. Este aparato también conocido vulgarmente como matafuegos,  consta de un recipiente de acero en cuyo interior encontramos alguna sustancia que extintora.

De acuerdo al tipo de fuego serán convenientes diferentes tipos de agentes extintores. Los tipos de fuego pueden ser: A, sólidos comunes; B, líquidos y gases inflamables; C, eléctricos energizados; y por último D, metales combustibles.

La ventaja que poseen los extintores consiste en ser un aparato fácilmente localizable que puede ser trasladado a la zona en que se produjo o produce el principio de incendio siendo activado y utilizado por la misma persona. Para esto es de suma importancia que los extintores estén situados en lugares que tengan fácil acceso, luminosos (para poder distinguirlos), además de encontrarse aptos para el funcionamiento. La altura máxima a la cual deben estar colocados es de un metro y treinta centímetros (se tomará la medida desde el suelo).

Todos aquellos que se desempeñen dentro del edificio como así también todos aquellos que habiten en el mismo (en caso de inmuebles residenciales), deben estar adecuadamente instruidos sobre uso, ubicación, y manejo de los extintores en caso de emergencias. El mantenimiento en condiciones de estos artefactos es de una importancia vital. Deberán ser revisados periódicamente (chequear su recarga una vez que fueron utilizados), el manómetro deberá indicar buena presión, y antes de ser usado debemos observar la tarjeta de mantenimiento para así asegurarnos que se encuentre en óptimas condiciones.

 

Tipos de extintores

 

Pueden diferenciarse los distintos tipos de extintores en función de su movilidad: portátiles (con un peso no mayor a los 30 KG para facilitar su traslado de un lugar a otro) y móviles (que deben contar con rueditas a fin de facilitar su traslado dado que pesan más de 30 kg.).

Otra clasificación suele realizarse en función del agente extinguidor:

  1. Hídricos
  2. De Polvo (extintores secos)
  3. De CO2
  4. Para metales
  5. De Halón (estos están por el momento prohibidos dado que afectan la capa de ozono)

A su  vez es importante articular el tipo de fuego de acuerdo al agente extintor más efectivo contra el mismo. De esta manera la elección de un buen extintor se realiza teniendo en cuenta del tipo de elementos que predominan dentro del edificio. Es decir que si predominan metales combustibles entonces se elegirán extintores que contengan el agente más idóneo para fuego tipo D.

En los casos en donde el fuego originado sea de tipo A se emplearán extintores que contengan agua presurizada, espuma o polvo químico seco ABC; cuando el tipo de fuego involucra líquidos y gases inflamables (tipo B) se utilizarán aquellos que contengan espuma, dióxido de carbono, polvo químico seco ABC-BC; en los casos de fuego tipo C se usan aquellos con dióxido de carbono, polvo químico seco ABC-BC y por último ante metales inflamables, fuego tipo D, se emplean extintores con polvo químico especial.

 

>>> ¿No encontró? Mejor seguir buscando aquí:

Google