Jeringas

 
 
 

Volver a inicio

 

Riesgos con las jeringas: reducción del daño

La reducción del daño es una corriente en atención primaria de la salud orientada al consumo de drogas. Funciona implementando nuevas tendencias de medicina clínica, toxicología y salud mental. La idea es que fomentar la abstención a las drogas no suele dar resultado, por lo cual se intenta reducción del daño, es decir, reducir las consecuencias de los actos para favorecer una salida saludable, que quizás no sea inmediata.

De todas maneras la reducción del daño es muy útil y tiene mayores ventajas que otros planes de salud que han fracasado sistemáticamente en la idea de erradicar los comportamientos considerados inadaptados socialmente hablando.

Muchas organizaciones mundiales han criticado duramente la acción de los sanitaristas que respaldan esta política por alegar que adscriben a las conductas de adicción, incurriendo de esta manera en una pérdida de la oportunidad de tratar un tema de difícil manejo a nivel sociodemográfico. Por ejemplo, en Holanda, donde existe una despenalización de drogas no inyectables, han conseguido bajar la incidencia de contagios del virus de HIV por medio de las vías sanguíneas.

Por otro lado, experiencias que han intervenido en el polo opuesto, es decir, convenciendo y prohibiendo al paciente directamente el asunto, han visto grandes dificultades, y mejoras que sólo se encuadran en el ámbito del "todo o nada". jeringa-hipodermica

 

Lo cual significa que el paciente no toca más una jeringa en su vida (con consecuencias a nivel de su narcisismo) o bien se escapa y huye del tratamiento por no poder sostenerlo.

Es muy importante en el tratamiento de las adicciones a drogas inyectables que los pacientes presenten una buena adherencia al tratamiento que se les brinda, lo cual implica que no abandone tan fácil como lo muestran los viejos porcentajes de adherencia. En este aspecto, la reducción del daño es una medida que se enmarca entre las más eficaces para que el paciente finalmente se recupere.

 

Acceder a las jeringas

Un tema de importancia es el de dónde conseguir jeringas en la reducción de daño y como disponer de esas jeringas después de que se las usó.

El lugar más confiable y más común por lo general está representado lógicamente por las farmacias. Éstas pueden vender jeringas nuevas, muy usadas para la diabetes o para tratamientos antialérgicos de desensibilización. Es muy importante que se mantenga la privacidad en el acceso a las jeringas y que no haya prejuicios como por ejemplo: "si voy a comprar una jeringa me van a considerar drogadicto".

 

Noticia: La OMS emitió recientemente un comunicado acerca de las jeringas y su uso al advertir que un tercio de las inyecciones en naciones subdesarrolladas no son del todo seguras aumentando el riesgo de contagio de enfermedades por vía sanguínea

 

Tipos de jeringa

1Agujas hipodérmicas utilizadas para inyectar o aspirar de forma intravenosa, intramuscular intrarterial y subcutánea. jeringas-sin-latex

 

2.Jeringas de inyección y de aspiración con dos cuerpos No tienen látex. Conexión Luer
2, 5, 10 y 20 ml.
jeringa-inyeccion-aspiracion

 

3. Jeringas de aspiración e inyección de tres cuerpos . Exentas de látex.
Conexión Luer.
2, 5, 10, 20 y 50/60 ml
inyecciones-jeringas-aspiraciones

 

4. Jeringas de inyección-aspiración de tres cuerpos de un solo uso. Sin látex.
Conexión Luer-Lock.
2, 5, 10, 20 y 50 ml.
jeringa-tres-cuerpos

5. jeringas de tres cuerpos para irrigación.
Exentas de látex.
50 ml y 100 ml. Con catéter.

 

Historia de la jeringa hipodérmica

 

El inventor de la jeringa hipodérmica o "en aguja" fue el Dr. Alejandro Wood (nacido en 1817) quien fue designado el secretario de nada menos que el prestigiosísimo Royal College of physicians de Edinburgo en 1850. Durante algún tiempo el Dr. Wood se la pasó obsesivamente experimentando la administración de drogas terapéuticas mediante el uso de una aguja de coser modificada. Luego de infructuosos intentos iniciales, Wood tuvo éxito y se animó a publicar en la aclamada gaceta local un artículo que sugería el uso de su sistema de aguja hueca para implementar diferentes drogas. Al principio sólo fueron los opiáceos, idóneos para calmar el dolor, y cuyos derivados hoy en día continúan comercializándose, en la industria legal y la ilegal. Por ejemplo la heroína es un derivado de la morfina, que fue el primer componente químico en ser inyectado.

Otra versión igualmente fuerte es la que adjudica el invento a un francés llamado Pravaz, que data de más o menos de la misma época histórica. En la ciudad de Lyon Charles Gabriel Pravaz, un cirujano de gran prestancia y reconocimiento, introdujo la que luego se recordaría como "jeringa de Pravaz". Fuentes muy confiables otorgan al francés el mérito de este tipo de instrumental por una cuestión de tiempo (lo habría descubierto años antes), pero Wood se quedó con la fama, seguramente por las sustancias de poder analgésico que introdujo, mejorando la calidad de vida de los pacientes.

>>> ¿No encontró lo que estaba buscando? Pruebe entonces aquí.

Google