delhospital
Google
 

 

 
 

 

Volver a laboratorio

Prueba de ADN

Se trata de un test de hibridación de las cadenas de ácido desoxirribonucleico (ADN) que mide compatibilidad entre dos muestras con gran confianza.

 

El material genético está compuesto por estas cadenas de nucleótidos que forman codones, es decir, el código genético, compuesto de cuatro letras: A G C y T.

Entonces tenemos que el ADN es un polímero variable compuesto de cuatro unidades monoméricas:

A: Adenina o G: Guanina

C: Citosina o T: Timina

 

Estas unidades están enlazadas mediante unión diéster fosfato con las unidades de desoxirribosa de los nucléotidos contiguos, formando la cadena de ADN. Estas cadenas de ADN se condensan en el núcleo de cada célula del cuerpo formando así los cromosomas.

Cada codón es un pequeño código de 4 letras que hará las veces de codificador para la transcripción de una proteína nueva que una célula sintetice. Es por ello que el ADN constituye una reserva de material genética que hace a quienes somos. No existen dos ADN iguales en diferentes personas, aunque la proximidad de dos cadenas, dada en un determinado porcentaje, establecen la posibilidad de que dos personas estén relacionadas como parientes.

Usos de la prueba de ADN

La prueba de ADN entonces tiene diferentes usos:

.Saber si una persona está relacionada a otra genéticamente. Esto es lo que se busca con cada vez mayor frecuencia, para determinar mediante el test si existe relación paterno filial entre dos personas (padre e hijo según lo más habitual).

.Determinar si una persona de la cual se obtuvo una muestra de ADN está relacionada a otra muestra tomada en otro lugar. Este es el uso policial y forense, que permite establecer por ejemplo si una persona está relacionada con una muestra de sangre o de algún material genético, que con frecuencia suelen ser:

Pelos (en caso que esté intacto el bulbo piloso)

Semen, orina, materia fecal, piel, sangre.

Este es el uso que se le suele dar a la prueba cuando un juez estima que un posible violador está asociado a un crimen. Intentan hacer reservas de los códigos genéticos de los criminales actualmente en muchos países del mundo, generando una gran discusión ética sobre el derecho a la intimidad.

.Por último, su uso científico para investigación, como veremos a continuación.

El ADN en la Historia

La sustancia ADN fue descubierta por Watson y Crick, quienes obtuvieron por dicho hallazgo el premio Nobel en la década de 1960. Posteriormente Crick se dedicó al estudio del cerebro y los mecanismos de la conciencia utilizando modelos de percepción visual, sin obtener el resultado óptimo que se le había augurado.

Quizás por eso publicó un libro en el que Crick confesaba que el descubrimiento del ADN no era suyo ni de su compañero: lo único que habrían hecho ellos es recorrer laboratorios científicos del mundo y juntar las ideas de quienes se dedicaban a estudios genéticos. Esta noticia causó una profunda imprensión en el mundo científico, como es de esperar. La ciencia también es divulgación, y el mérito, dicen muchos, de Watson y Crick sigue intacto.

En Egipto, Hatshepsut

Variantes de estos tests se han realizado para estudios arqueológicos y en ciencias básicas. El más reciente hallazgo tiene que ver con la identificación de la momia egipcia de Hatshepsut, la reina que dominó como si fuera un faraón a todo el reino de Egipto una vez muerto Tutmosis II (año 1579 antes de Cristo). En honor a ella existe el templo de Deir Al Bahari en la orilla occidental del río Nilo, una de las mayores atracciones.

Este descubrimiento es de suma importancia para la historia, ya que se trata de un ejemplo único en que un gobernante engaña a su pueblo de tal manera de hacerle creer que tiene un sexo diferente.

En una marca en jeroglifos presente en un obelisco en Deir El Bahari, Hatshepsut sigue advirtiendo desde su puño a los visitantes de hoy:

"Cuidadse de decir que no sucedió". Pueden olvidar un nombre, pero no olvidarán la obra.

La reina Hatshepsut murió en el año 1458 a. C. y colocó la inscripción que hace temblar a los visitantes en su magnífico templo.

Su tumba fue hallada en el Valle de los Reyes en el año 1903 por el arqueólogo Howard Carter.

¿Cómo se realizó la identificación? Muy sencillo: la tumba no tenía nombre. Sólo otra mujer había sido hallada en el Valle de los Reyes (lugar de entierro de los faraones egipcios) y había sido identificada como la criada de Hatshepsut por medio de una inscripción.

Es lógico que nadie tiene el material genético de un personaje histórico debidamente rotulado, por lo que la certeza se establece en relación a algún dato como inscricpiones y otras relaciones no siempre seguras.

En este caso se comparó el material genético extraído de la momia y se lo compatibilizó con el de un diente encontrado en una caja con el nombre de Hatshepsut encontrado en el templo mortuorio de Deir El Bahairi. La compatibilidad fue total y así se estableció que el cuerpo pertencía a la reina.