delhospital

Oxígeno

 
 
 

Volver a inicio

 

El oxígeno es el átomo fundamental en la composición de la atmósfera, lo que otorga la condición que este planeta sea habitable por la vida humana. Al componer el agua y buena parte del material vivo, se estima que la mitad del peso total de la corteza terrestre está representado por el oxígeno. Por todo esto se vuelve fácil pensar que su escasez pone en peligro la integridad física, así como el porvenir en un sentido más "macro", desde la ecología.

.Oxigenoterapia

En las ciencias médicas, el oxígeno forma parte de las terapias de sostén de los parámetros vitales. La oxigenoterapia es entonces una medida básica de uso permanente en centros de guardia, que constituyen la principal fracción de las consultas sobre el total, tanto en países en desarrollo como en los desarrollados.

Por ejemplo, ante un edema agudo de pulmón, la intervención temprana con oxígeno es la medida que puede salvarle la vida al paciente; es lo que hace la diferencia entre una aplicación correcta de la teoría y una práctica que posibilite la sobrevida.

De más está decir que la oxigenoterapia fue siempre una intervención en agudo cuando existe un riesgo importante. Sin embargo, también se utiliza el oxígeno en terapias crónicas de problemas respiratorios. En pediatría se está utilizando cada vez más, en casos en que haya habido un distrés respiratorio neonatal o enfermedades de la membrana alveolar (fibrosis quística por ejemplo) en las que principalmente se necesitará, en el período de compensación, una mochila de oxígeno que sea de fácil manejo para la madre.

Otra opción, muy utilizada en casos que se acompañan de discapacidad, es la de un dispenser de oxígeno o "controlador" que permite oxigenar el ambiente donde la persona vive, sin necesidad que el niño ande con la mochila de oxígeno. Este dispositivo funciona con un tubo de oxígeno de los que se implementan en hospitales, con un interruptor eléctrico que regula la salida del gas según la saturación.

Lo ideal sería medir la Pao2 (presión parcial de oxígeno) puesto que si su resultado da inferior a 60 milímetros de mercurio, la persona se encuentra en insuficiencia respiratoria. Pero para eso se requiere una internación o al menos una medida cruenta que es la extracción de sangre arterial en un centro sanitario. Es por eso que el controlador de saturación ambiental de oxígeno es útil en la medida que el paciente no presente complicaciones y, sobre todo, que no se mueva de la casa o de ese ambiente oxigenado por tiempos prolongados.

En ámbitos rurales los problemas sanitarios infantiles respiratorios tienen alta incidencia, por ejemplo por el coqueluche, pero lamentablemente los controladores de oxígeno no pueden usarse por tratarse muchas veces de zonas con precaria energía eléctrica -generador de electricidad o bien cortes reiterados.

.Máscaras de oxígeno

Una mascara de oxígeno debe cubrir la boca y la nariz , y estar conectada a un tubo de oxígeno. Entrega al paciente el oxígeno en forma directa, con la posibilidad de elegir la saturación deseada, por encima de 21%.

>>Tipos de máscara de oxígeno

Las máscaras pueden ser de goma, de silicona o de plástico. Estas últimas son las más económicas y prácticas, ya que permiten visualizar a través de la transparencia y los pacientes suelen quejarse en menor medida de este tipo de máscara.

Hay máscaras de oxígeno de bajo flujo, utilizados en casos de hipoxemia severa, que arrojan hasta una concentración de oxígeno de 60%.

Existen también las máscaras de alto flujo, que arrojan una concentración de entre 25 y 35% de oxígeno, cuando se trata de un déficit más leve.

.Bigotera

Otro método de oxigenación directa lo constituye el catéter nasal, un tubo que se bifurca en dos tubos más pequeños y dentro de las coanas (a veces llamado bigotera).

El oxígeno, como saben, es inodoro, insípido e incoloro. El símbolo químico de su molécula básica es O 2 .

Otros métodos para "respirar" a un paciente son: el oxígeno hiperbárico (en muchos casos de EPOC o enfermedad pulmonar obstructiva crónica) que maneja presiones de oxígeno -por ejemplo CPAP-, o la humidificación de oxígeno. Para pacientes crónicos de años como por ejemplo los de secuela de poliomelitis infantil, utilizan cámaras hiperbáricas diarias que se inventaron hace muchos años -puede verse el ejemplo en el hogar María Ferrer, del hospital de enfermedades respiratorias de Buenos Aires.

.Compresores de oxígeno: redes en el hospital

Los compresores corresponden, en la otra punta de la historia, a la innovación más grande, que permite el llenado de los tubos de oxígeno mediante la descarga del gas en diferentes velocidades. En los centros asistenciales ideales se encuentran estos compresores a nivel central y una red que va por la arquitectura del edificio hasta desembocar al lado de cada cama de la sala, para cuando la oxigenoterapia sea necesaria -muchos hospitales de Argentina sólo tienen red de oxígeno en la terapia intensiva.

El conocimiento de estos aparatos muchas veces no es el idóneo, dejándoselos andar de más, poniendo en riesgo la vida de los pacientes institucionalizados. Pasaremos a dar detalles de los compresores, según las normas internacionales.

Por lo general, la velocidad del compresor suele ser variable entre de 4 a 10 m 3 /h (metros cúbicos por hora). Estos aparatos comprimen el oxígeno con presiones entre 100, 150 y 200 Bar y cuentan con un sistema de refrigerado para asegurar la baja temperatura del gas, enteramente electrónico.

Igualmente, y cuando no tiene botella para llenar o cuando la botella esta llena la maquina se apaga automáticamente. 

El sistema de refrigerado que tiene la Máquina permite que el oxigeno salga a baja temperatura a las botellas de oxigeno. 

En el caso en que no se esté utilizando en ninguna cama la oxigenoterapia y los tubos de las salas se encuentren llenos, se deberá detener el compresor de oxígeno.

  Cada medio año debe efectuarse una limpieza de las partes y revisar también los módulos de presión.

Resulta cada vez más indispensable que los centros sanitarios de alta complejidad cuenten con estos compresores de oxígeno puesto que de ello depende la vida de muchos pacientes y en las emergencias no puede haber una falla en estos sistemas.

Historia del oxígeno

El oxígeno fue descubierto en 1774 por el científico británico Joseph Priestly, pero él no fue quien le dio el nombre de “oxígeno”. Lo llamó tan solo “dephlogisticated air” (aire deflogisticado)

Asimismo Priestly descubrió otras tres formas de gas, uno de los cuales fue de gran uso en medicina como anestésico: el óxido nitroso (el gas de la risa) y aún se utiliza en coloraciones e investigaciones en ciencia básica.

La palabra oxígeno proviene del francés "oxygene." Así lo llamó el gran científico Antoine Lavoisier (1743-1794) quien lo consideró un componente constante en todos los ácidos.

Si bien luego se comprobó que esto no era así (por ejemplo el ácido clorhídrico no tiene oxígeno, puesto que su fórmula es HCl) de todas maneras Lavoisier quedó en la memoria por sus aportes vigentes en física (ley de Lavoisier) así como en la química de los gases.

>>>¿No encontró lo que deseaba? Pruebe aquí:

Google